Avanzando, creciendo y trabajando

Buenas tardes a todos los visitantes. Primero, un agradecimiento, como siempre. Cuando lancé este blog no pensé que iba a tener tantas visitas y cariño. Mil gracias.

Estoy con mucho trabajo pero quería de todas formas escribir acá. Tomé alumnos para piano y canto, además de talleres de Reiki que estoy impartiendo los martes y jueves.

Lo bello de todo es que mis alumnos son niños y he vuelto a encontrarme con mi “yo niña estudiante de música”. Me ha tocado observar a los peques en sus estudios y trabajos musicales y automáticamente recuerdo los tiempos en que yo estaba ahí y se me hacía tan difícil. Mi formación fue en conservatorio donde todo era estricto y con muchas horas de teoría musical. Claramente me aburría (cualquier niña de 5 años lo haría) y me costaba mucho mantener el ritmo. Aún así encontré lo que quería hacer en la música y pude compatibilizarla muy bien durante todos mis años de estudio escolar, universitario y hasta hoy. Pero yo quiero hacerl distinto con mis nenes. Quiero que se diviertan y que tomen la música con naturalidad y alegría. Así que jugamos mucho, nos divertimos, pintamos, cantamos, tocamos piano, corremos, saltamos… Lo que hacen los niños. Me ha funcionado muy bien y ya van aprendiendo sus primeras lecciones.

Por otro lado el taller ha resultado genial. Las personas que se acercan a aprender de las terapias como el Reiki me han entregado mucho y hemos aprendido en conjunto tantas cosas que no puedo más que estar agradecida. A todos ellos también muchas gracias.

Ayer tuve reunión con la tía del jardín que está a cargo del curso de Diego. La idea era entregarnos el informe semestral de Dieguito con sus observaciones y objetivos a lograr durante el segundo semestre. Me sorprendí de verdad. En el anterior informe (que de todas formas era del jardín anterior) decía que estaba en riesgo de atraso. Esto porque no hablaba tanto y le costaba caminar. Pero en el último tiempo algo ha pasado y todo avanzó muy bien. El informe actual del jardín lo muestra totalmente adaptado y con los objetivos completos. Además fue al médico a su control de los 2 años 5 meses (ok, era a los 6 pero llevaba un tiempo sin ir y decidí controlarlo de todas formas) y la doc dice que ya está a un pelo de entrar en estatura promedio, está en peso promedio y además su habla está muy avanzada. Sinceramente no creo que estas mediciones sean necesarias para que un niño sea feliz y eso es lo que realmente me importa, pero no deja de hacer ruido en mí y me tiene muy feliz el hecho de que esté cumpliendo esos objetivos. Me enorgullece puesto que demuestra en gran medida su capacidad de adaptación y resiliencia. Estoy segura que lo mejor que puede hacer un padre por su hijo es darle las herramientas para crecer, desarrollarse y pensar por sí mismo para buscar su camino y felicidad. Suena muy bonito pero en el acto mismo es bastante complicado. Es eso lo que me tiene feliz pues creo que son pequeñas metas que dicen que algo estamos haciendo bien por ahora. Nos comentan en el jardín que Dieguito siempre está muy alegre y es parte activa del grupo. Cuando no asiste a sus “clases” todos los compañeros están la pendiente, sienten que “falta alguien” y lo buscan y para las tías también es extraño no tener a la alegría del grupo. Eso me pone feliz también pues deja huella por cosas lindas como sonreír, pasarla bien, reír, ser feliz y tantas cosas buenas. Me agrada ver que Diego es un niño feliz y sobretodo que sabe expresarlo. Eso es importante. Me decía la tía que es difícil cuando un niño no dice lo que le molesta o lo que quiere porque sin comunicación es muy difícil relacionarse con él además del evidente problema de confianza del niño hacia los adultos. A pesar que es común que los niños tengan ese problema de comunicación Diego no lo tiene y puedo estar tranquila de su palabra. Si algo no le gusta, lo dice, y si es necesario lo grita. Si está feliz es muy expresivo y uno se da cuenta inmediatamente. Me feliz y tranquila pues la comunicación entre nosotros es mejor así y puedo ayudarlo aún mucho más, y él a mi.

Referente a esto de que los niños necesitan espacio y confianza para crecer, quiero mostrarles algo que me envió Michelle, una amiga de facebook y que me ha encantado. Quizás Diego estaba muy chiquito cuando llegó y no se vio algo como esto, pero doy fe de que es cierto.

https://perfecto.guru/lb-fotos-de-adopcion/?utm_source=animales&utm_medium=rpost&utm_campaign=sd

Estas fotos son realmente bellas y demuestran todo lo que una persona puede hacer por su hijo. Un niño que crece feliz, que tiene confianza de hacer y decir lo que le gusta y lo que no, un niño querido y amado, integrado en un círculo familiar es algo maravilloso. Pero también creo que es muy importante darles las alas y herramientas para que puedan crecer y aprender por ellos mismos. Intentando hacer conciencia de ello estoy al pendiente de sus gustos y talentos para ayudarlo. Por el momento el baile parece ser su camino. Le gusta mucho la música, pero como más la disfruta es bailando. Disfrutamos un montón bailando y es algo que nos une mucho. Y creo que todo el potencial de felicidad que puede tener un niño lo demuestran esas fotos. El amor incondicional (que no tiene nada que ver con la sobreprotección ni la idealización) logra milagros. Por ahora espero seguir llenando a Diego para que sólo se preocupe de jugar, crecer y aprender y en el jardín han apoyado mucho todo este proceso y me tiene feliz. Estoy muy conforme con el trabajo de las educadoras.

Debo irme, es hora de ir a buscar a mi enanito. Cocinaremos algo, comeremos y a jugar. Les doy un abrazo a la distancia a todos, y les prometo llenar de besitos a Dieguito 🙂 Que tengan una linda semana llena de bendiciones y cosas bellas.

¡Nos vemos muy pronto!

Facebook
Twitter
Google+
DISPLAY_ULTIMATE_PLUS
Follow by Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *