¡Terapias de Reiki y Flores de Bach para la familia!

¡Amigos! Acá estoy, feliz de escribir y de regalarme un momento para esto.

Todo ha estado mejor por acá. Diego comenzó con el control de esfínteres y hay mucho trabajo.

Hoy quería escribir sobre las terapias complementarias que uso para mi familia y en especial con Diego. Cuando llegó a casa era bastante ansioso y no soportaba que se le acabara la comida: Lloraba mucho y se golpeaba la cabeza con el coche (con los bordes de los lados). Creemos que fue porque en el hogar el único momento de atención personalizada que tenía era durante la comida. Hace un tiempo estuve haciendo un curso de Flores de Bach y Dieguito fue mi primer paciente. En cuanto al Reiki, me activé hace ya muchos años en conjunto con mi esposo.

Dentro de las Flores que le di apliqué la de aprendizaje, la de ansiedad, la de concentración y la del dolor. Esto último para poder sanar las heridas que pudieron quedar de un embarazo que desconozco en su totalidad, pero que estoy segura “amoroso” no fue, para ninguma de las dos partes.

El primer cambio que vi fue una baja en el nivel de ansiedad. Ya no lloraba tanto, ya no había tanta angustia. Estoy muy feliz con ese cambio pues era todo un tema la hora de la comida, incluso leche o colaciones.

Las Flores de la concentración y aprendizaje han ayudado en el tema de la dispersión. Últimamente se ha “destapado” con el habla y se da a entender mucho mejor.

Tengo claro que muchas de esas actitudes son normales en los niños y que de acuerdo al crecimiento aprenden muchas de estas cosas, pero el apoyo de las Flores de Bach ha sido muy importante y con cambios notables.

También ha reaccionado muy bien al Reiki. Algunas noches, antes de dormir, le aplico Reiki para calmarlo y que descanse mejor. Hasta ahora ha funcionado muy bien. Me gusta mucho que Diego sea cercano al tema de las terapias complementarias desde bebé pues me gustaría que fueran parte de su vida. No soy una “loca por las terapias complementarias”, creo que la medicina lleva muchos años en estudio y es un gran aporte, pero mientras menos medicamentos podamos ingerir, mejor. Además la vida de hoy es bastante complicada. Tenemos muchas faltas en todo sentido, espiritual, mental, físico, y volver a lo natural siempre será una buena opción para retomar las raíces y volver a la salud. Yo misma tengo varios problemas de salud que he ido tratando tanto con mis médicos como con terapias y medicina natural, y el aporte ha sido espectacular. Hace años me sentía una víctima de todo pero gracias a los mismos obstáculos he aprendido que tenemos mucho que aprender en esta vida terrenal y cada persona y situación que se nos presenta es un maestro. Es por eso que agradezco mucho la llegada de Dieguito pues ha sido uno de los más importantes maestros de mi vida hasta ahora. Con él aprendí que todos merecemos una segunda oportunidad, aprendí que no importa por la situación que pases, eres tú quien escoge ser fuerte ante ella o caer, aprendí que yo también soy importante y merezco cumplir mis sueños personales para que él también sea feliz.

En este momento tendré que salir, para mañana nos pidieron en el jardín un papelógrafo con el nombre de la canción favorita de Diego (y un disco con la canción) así como su comida favorita. Voy a trabajar en ello ahora.

Un abrazo a todos quienes pasan por este blog, les deseo una linda y descansada noche, ¡y nos vemos pronto!

Facebook
Twitter
Google+
https://www.nataliaandrea.com/2017/03/07/terapias-de-reiki-y-flores-de-bach-para-la-familia
Follow by Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *