Días muy movidos

Aquí estoy de nuevo y muy feliz de compartir algunas cosillas.

Estamos terminando la época de vacaciones. Por acá el único en tomar “algo” de vacaciones fue Diego. En el jardín tuvieron actividades distintas a lo común y muchos juegos. Durante esas horas aprovecho de ensayar para el disco, los videos, conciertos, etc.

Este fin de semana aprovechamos mucho de jugar con Diego y es lindo ver cómo va creciendo. En este momento está en la etapa de unir palabras. ¡Pasan cosas graciosas! Cuando cortamos la llamada con mi mamá él dice “¿acawó awela?”, y hoy al ir a dejarlo al jardín y despedirse le dijo a su papá: “Chau, papá”.
¡Hay cosas tan importantes! Por ejemplo, la sala cuna. Muchas mamis prefieren no llevar a sus hijos a sala cuna para que tengan más apego. ¡Y eso es tan bueno! Pero también creo que depende del niño. Por ejemplo, hace un tiempo conocí a un chiquitito que no iba al jardín, tenía alrededor de 2 años y medio y estuvo muy atrasado. Entró a la sala cuna y comenzó a avanzar de una forma impresionante. Con Diego pasó algo parecido y creo que en gran medida es porque las parvularias saben dónde hacer el “click” para que el niño despegue. Muchas veces las mamás no sabemos sobre eso aunque nuestro instinto de madre exista. No creo que la sala cuna sea una forma de dejar “botado” al niño y por eso no lo llevo muchas horas, pero también ha aprendido mucho compartiendo con otros niños y conociendo gente.
Creo que de todas formas depende mucho del niño. Diego es extremadamente sociable, y le gusta mucho compartir. Por eso creo que es muy beneficioso para él asistir a la sala cuna unas horitas. Le gusta mucho salir y no resiste mucho haciendo sólo 1 actividad o quedándose mucho tiempo en un solo lugar.
Claro que no lo llevé desde el principio. El primer tiempo de apego fue largo e importante. Cuando ya noté que estaba listo, conversamos y decidimos que fuera a sala cuna (mayor). Cuando vamos al jardín, siempre va feliz y con entusiasmo. Abraza a sus tías y compañeros y se ha ganado el cariño de la gente, incluso de la cocinera que lo sale a despedir cada vez que vuelve a casa.

¿Qué piensan ustedes, amigas? ¿Han llevado a sus chiquititos al jardín? Yo tuve buena experiencia. Muchas prefieren disfrutar los primeros años en casa (las que pueden). Otras mamis que trabajan con horario fijo no tiene otra opción, y aparece la culpa y otros sentimientos no muy agradables. Yo trabajo de forma independiente haciendo terapias (Flores de Bach, Reiki, etc.) y como músico y puedo de alguna forma organizar mis horarios, aunque obviamente trabajo mucho menos que antes de la llegada de mi nene.

Pasando a otro tema: Estoy muy feliz pues hace unos días nos entrevistaron de Mega para hablar sobre la adopción y nuestra experiencia. En un principio estaba asustada pero los periodistas fueron muy simpáticos y amables. Nos dieron todas las condiciones para una entrevista cálida, tranquila y libre. Creo que estas instancias son muy importantes sobretodo para quienes comienzan el camino o están pensando en tomarlo y hay que aprovechar cada oportunidad. Se extrañaban un poco de que nos acercáramos a esto tan jóvenes y saltándonos algunas cosas que son típicas de este tipo de paternidad, pero en nuestro caso fue una decisión tomada como primera opción y ya. No quiero adelantar mucho pero pronto estaré avisando para que nos sintonicen 😀

¡Les dejo un tremendo abrazo y muchas buenas vibras para esta semana que comienza! Recuerden que pueden dejar comentarios acá o en instagram: natyandrearc. Estaré encantada de responder ya sea mediante comentario o nuevas entradas.

¡Nos vemos muy pronto!

Facebook
Twitter
Google+
https://www.nataliaandrea.com/2017/02/20/dias-muy-movidos
Follow by Email

One thought on “Días muy movidos

  1. Hola! Nosotros también somos padres adoptivos en 1ra opción. Hicimos el enlace cob nuestro pequeño cuando yo tenía 30 y mi esposo 32. Ha sido maravilloso!!! Felicidades por tu blog!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *